¿CÓMO DEBE SER EL CHUPETE DE NUESTROS BEBÉS?


El chupete debe ser de tetina anatómica y pequeña, para que ocupe el menor espacio posible en la boca.

A partir del primer año, como máximo antes de que haga erupción la segunda muela de leche debemos ir retirando el chupete.

Hay que dejar claro que no en todos los niños el uso prolongado del chupete produce deformidad, va a depender del patrón de crecimiento, del tiempo que mantenga el hábito y de la fuerza de succión.


Las deformaciones que produce el uso prolongado del chupete son los 3 planos del espacio:

  • Los incisivos y el hueso se adelantan.

  • El paladar se estrecha, apareciendo en algunos casos mordida cruzada.

  • Se produce una mordida abierta anterior, no hay contacto entre los incisivos superiores e inferiores.

  • Los labios son hipotónicos, no hay un buen sellado labial.

  • La lengua toma una posición baja, lo que impide una correcta deglución.

Chuparse el dedo:

Las deformaciones causadas por chuparse el dedo dependerán, igual que con el chupete, del patrón de crecimiento, de la duración y frecuencia del hábito, además clínicamente varía según el o los dedos que se chupe y su colocación en la boca.

Se debe abandonar este hábito antes de los 3 años, pero es raro que los menores de 6 años tengan voluntad de hacerlo. (no aconsejamos poner aparatos restrictivos, suele ser peor).

Entradas destacadas
Entradas recientes